Inicio Opinión “Ejercer el periodismo, un verdadero reto”

“Ejercer el periodismo, un verdadero reto”

631
0
Compartir

Por Ana Sofía Vergara Sosa

El periodismo es el oficio que tiene como fin la intensiva búsqueda de la verdad y exposición de la misma a través de noticias que mantengan a la sociedad informada sobre lo que ocurre en sus contextos inmediato y global.

Actualmente, luce como un ejercicio infravalorado por personas comunes e incluso por periodistas que, por su mediocridad, falta de compromiso e información denigran el poder que tiene este oficio.

No cabe duda que para desempeñar correctamente esta profesión se debe tener un perfil y vocación, con el fin de aportar por medio de escritos a la evolución de nuestro país.

Pienso que, para ello, es importante que todo periodista pueda disponer de total libertad para emitir sus juicios.

Sin embargo, esta libertad hoy en día se encuentra amenazada por las múltiples censuras y la concentración de violencia de particulares contra los medios.

En Colombia, como en muchos países de América Latina, el periodismo se encuentra atravesando uno de los peores momentos en la historia; debido a las estigmatizaciones y la desacreditación que los empleados públicos le otorgan a quienes día tras día lo ejercen.

En medio de este posible progreso, considero que ser periodista en Colombia es un verdadero reto, ya que implica poner en riesgo la integridad física de quien escribe y de las personas que lo rodean.

“Colombia sigue siendo uno de los países más peligrosos para ejercer este oficio, especialmente en el ámbito local”, aseguró la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) sobre la seguridad del periodismo en Colombia.

Las zonas que hoy en día presentan mayor dificultad en el desarrollo y acceso del periodismo en este país son Bogotá, Antioquia, Córdoba, Cauca y Santander; esto se debe a la constante presencia de grupos armados al margen de la ley que irrumpen con la armonía de quienes escriben e informan., agregando los golpes que a diario se presentan por parte del Estado.

la ONG Reporteros sin Fronteras asegura que dichas agresiones “con frecuencia son cometidas con la complicidad de políticos locales y la mayoría permanece impune”.

Y es que para nadie es un secreto los ataques y el acoso que se presentan a diario contra los medios de comunicación y que interrumpen la libre expresión y realización del trabajo periodístico y la falta de protección por parte de las autoridades a quienes se les vulnera sus derechos.

En lo corrido que va del año la FLIP ha registrado un avanzado y preocupante aumento en el número de amenazas contra periodistas.

Mientras que en Julio de 2017 la Fundación había registrado 65 casos de amenazas, en el año actual se han reportado 89.

Ante el panorama que se nos presenta es de considerar que en pleno siglo XXI la libertad de expresión en vez de verse truncada por tantos obstáculos, debería ser un puente que nos ayude al conocimiento de nuestro mundo, desde la complejidad de los diferentes sistemas que lo conforman y a progresar como humanidad.

El periodismo debería ejercerse desde la ética, teniendo en cuenta la esencia misma de la profesión, esa que busca que la sociedad conozca la verdad sin tapujos, sin disfraces ni camuflajes, sin presiones de un sector o de otro para maquillar la realidad que se vive a conveniencia de unos cuantos (o los de siempre).

Se debe respetar al periodista, pero ante todo el periodista debe respetarse a sí mismo, siendo ético, veraz y objetivo en lo que muestra, para de esta forma contribuir con el desarrollo del país.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here