Inicio Opinión Un arcoíris de tonos opacos

Un arcoíris de tonos opacos

828
0
Compartir

Por Miguel Méndez Aldana

Algo que tenemos más que claro los ciudadanos es la lucha constante de la comunidad homosexual por sus derechos, en lo que va corrido del año se han presentado aproximadamente 130 marchas gay, alrededor del mundo, pero ¿estarán utilizando los métodos más apropiados para que respeten sus licitudes? ¿aún está intacta la operación “reivindicación”? ¿se ha convertido la celebración del Orgullo Gay en un “circo mediático?

En los últimos años el orgullo gay ha esparcido un estereotipo algo alejado de la esencia homosexual normal; convirtiendo su carácter de reivindicación en fiesta y diversión, mas que en un evento que ayude a normalizar la presencia de la comunidad LGTBI+ en las calles.

No se puede notar mucho positivismo en la manera en cómo se proyecta la imagen homosexual, sobre todo para convencer al colectivo que todavía desconfía de este mundo. Es irónico que quieran desaparecer los estereotipos y la excentricidad que hace representarlos, mientras que por otro lado vemos a hombres desnudos y en tanga encima de una carroza.

No es justo que haya sub-comunidades (no solo gays) luchando arduamente 365 días en la labor de sensibilizar al colectivo. Y cuando llega el día más importante del año para la comunidad LGTBI+, se desaprovecha dejando tachado y desdibujado el mensaje más importante junto con la oportunidad principal para sacar al sol todas aquellas injusticias que sufre esta minoría.

En fin, no solo en Colombia es válido luchar por un evento contradictorio que dice luchar por la discriminación y a su vez es discriminador, un evento que busca denunciar las agresiones pero suele ser utilizado para insultar y mofarse a sí mismos, un evento que pide respeto pero muestra poco respeto, un evento que se excede en las críticas hacia los colectivos que no piensan como ellos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here