Inicio Crónicas El bullerengue, trascendencia y cultura en Puerto Escondido.

El bullerengue, trascendencia y cultura en Puerto Escondido.

1707
0
Compartir

El bullerengue, una marca en la cultura puertoescondiense.

Puerto Escondido

Por: Ana Sofía Vergara Sosa.

El bullerengue es una de las celebraciones más importantes en Colombia y el mundo, se caracteriza por ser un baile cantado, con un ritmo bastante marcado y ejecutado por quien lleve la armonía en el tambor.

Se destaca por homenajear con mayor fuerza la ascendencia africana y sobre todo por brindarle protagonismo a la “cantadora” que prende la fiesta y con sus movimientos de caderas le da paso al resonar de las tablitas y aplausos del público alentador.

Una de las cunas poderosas del bullerengue es Puerto escondido, un municipio del departamento de Córdoba, que limita por el sur con Montería, en dónde centenares de turistas arriban todos los años en el mes de junio, para demostrar su destreza y talento para moverse y tocar las palmas al ritmo de la música.

“El bullerengue de Puerto Escondido llegó con los primeros pobladores, originarios de la Isla de Barú y el palenque [Bolívar], luego de que una fuerte brisa empujara la embarcación en la que se transportaban”, explicó  Xiomara Marrugo, una gran exponente de este ritmo.

Además, narra que “al desembarcarse, estos se dieron cuenta que las tierras eran ricas en madera y había muchas lagunas, por lo que decidieron regresar por su familia y comenzar habitar en lo que hoy se conoce como Puerto Escondido”.

“Los hombres después de realizar sus quehaceres, trabajos de pesca y sembrado se ponían a cantar y a beber chicha, por lo que en sus inicios el bullerengue se conocía como ‘canto de macho’ solo los hombres cantaban, tocaban el tambor y las palmas”, dijo entre risas.

En sus inicios, sólo contaba con la presencia de personas cercanas y procedentes de los municipios que le dan origen, con el pasar del tiempo cantadoras como Totó la Momposina y Petrona Martínez, han internacionalizado el evento, hasta el punto de contar con la presencia de numerosos extranjeros provenientes de Panamá, Chile, Brasil y Argentina.

El primer grupo de bullerengue “Los Negritos del Caribe”, lo integraban las difuntas Eulalia Medrano y Julia León, y hacían presentaciones en fiestas de cumpleaños o matrimonios.

Tiempo después de la integración del primer grupo de bullerengue se realizó el primer festival,  “una muestra folclórica y artesanal regional del bullerengue”, organizado por el alcalde en ese entonces Donaldo Diaz; además, por Haroldo Álvarez, Martha Barrios, Augusto Teherán Miriam Flórez, Juan Ramírez y Xiomara Marrugo.

“A este evento solo asistieron cuatro grupos originarios de: Arboletes, San Juan de Urabá, Puerto Escondido y María la baja. En la actualidad, el bullerengue en Puerto Escondido ha traspasado fronteras y cuenta con la participación de entre 38 y 40 grupos”, expresa Xiomara, mientras se en su casa de Puerto Escondido se sirve su pocillo de café.

Reconocidas “cantadoras” como Emilia Galvis, Xiomara Marrugo han aportado grandes al Festival del Bullerengue, con su esencia y pasión han puesto a bailar a más de un puertoescondiense, logrando crear grupos para inculcar a la comunidad en general esta vena artística que representa a la gente de este pueblo.

“En la actualidad no es un rescate, si no un fortalecimiento de la cultura bullerenguera ancestral. Puerto Escondido cuenta con múltiples grupos, entre ellos: Magentekele (en lenguas africanas maternas ‘lo que la gente quiere’), dirigido por mí, takelebo ‘te quiero’, ‘Bullerengue Pa’ vendé’, Somos Caribe, la agrupación donde canta mi madre Emilia Galvis, y  ‘Huellas del mañana’ “, explica Xiomara.

“Hay bullerengue pa’ rato, los puertoescondienses lo denominamos cedula de identidad porque es una manifestación que a nivel nacional e internacional nos identifica”, concluyó diciendo Xiomara.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here