Inicio Crónicas Mery, una decimera muy cordobesa

Mery, una decimera muy cordobesa

291
0
Compartir

Mery Suescún ha sido ganadora por tres años del Encuentro Nacional de Decimeros. Madre soltera con tres hijos y vendedora de fritos a la que le ha tocado luchar contra el machismo para  imponerse en un género en el que los hombres se creen los que mandan.

 

Por: Silvia María Flórez Montoya

 

Dos cosas son ciertas en la vida de Mery Suescún, el amor por sus hijos y su talento para las décimas, uno de los géneros más representativos de la tradición oral en el departamento de Córdoba.

Ella nació en un medio propicio que le permitió desarrollar su vocación,  por eso su preferencia por la décima no es casual, pues desde pequeña experimentó gran interés por los cantares campesinos. “Vengo de un pueblito donde era oriunda la familia de mi mamá, allí los viejitos cantaban y yo los escuchaba, me gustaba mucho”. Dice Mery  Suescún recordando su niñez.

Desde que tenía siete años e incitada por este sentimiento empezó a componer cuartetas de versos sin saber que eran las décimas. Pero en su adolescencia lo descubre y es entonces cuando empezó a elaborarlas y combinarlas con cuentos, los cuales hoy  le permiten participar en distintos concursos literarios.

Escribió durante mucho tiempo décimas en forma oculta, para cantarlas sola, como lo hacían en sus inicios los decimeros, pero un día cuando su hija mayor necesitó una poesía para el colegio se notó su calidad poética.

“Ese día la niña me dijo que necesitaba una poesía y yo se la compuse. Luego los profesores se dieron cuenta que yo tenía talento y empecé hacer presentaciones y la gente me fue conociendo”, dice Mery.

Se dio a conocer en el programa Prensa – Escuela, de El Meridiano de Córdoba, en un concurso de décimas donde obtuvo el primer lugar.

La décima en el departamento de Córdoba es un género literario de tendencia machista, desde cuando la trajeron los conquistadores españoles, a través de quien se considera que fue su creador, el religioso Vicente espinel, además porque se debe cantar “a puro pulso, pecho y pulmón”.

Por eso a Mery le ha tocado luchar contra ese machismo y, en una especie de “venganza”, en sus décimas las mujeres son las principales protagonistas de sus temas.

Además, lo que poco se conoce de ella es que también se gana la vida vendiendo empanadas y deditos y, con lo poco que gana, trata de darle la mejor educación a Mirley, Yineth y Oswaldo, sus hijos, que también son su inspiración. Es esa también la explicación por la que sus décimas son historias de mujeres que son testimonios y ejemplo de vida. “La mujer es un tema centra en mi producción, hago décimas con problemáticas de mi vida y de mis hijos, también hago muchas metáforas”, dice Mery Suescún.

Esto la ha llevado a las plazas de San Pelayo, El Carito, Loríca, Canalete, Sahagún, Planeta Rica, Tierra Alta, San Bernardo del Viento, Cérete entre otros muchos más pueblos y caseríos del departamento.

Ha sido ganadora por tres años consecutivos del encuentro nacional de décimas y décimas inéditas que se realiza en Sabananueva en San Pelayo.

Condecorada en el encuentro de compositores costeños en el 2004 y en el 2005  Ganadora del encuentro de décimas en San Jacinto – Bolívar, en el 2006 concursó en Soledad (Atlántico), en el 2007 recibió un homenaje de la XI Brigada por destacarse en ser una mujer que a pesar de sus dificultades ha sabido salir adelante. Y aún así  en el 2008 sigue recogiendo frutos de su inspiración en  las décimas pues obtuvo el segundo lugar en Galeras, en Telecaribe.

Está segura que en la época actual, el común de la gente ha ido perdiendo identidad por el folclor cordobés.  “Hoy en día hay una falta de identidad enorme”, dice.

Pero también cree que en Córdoba no hay el apoyo por medio del gobierno y las administraciones locales, por sacar el folclor adelante.

Quienes la conocen están seguros que es una buena persona y una buena madre que ha tratado de sacar a sus hijos adelante. A pesar de ser madre soltera ha luchado por sus hijos vendiendo empanadas y ganando concursos para cubrir sus necesidades”, dice Diana Nobles una de sus clientes y admiradora.

En medio de las dificultades Mery lucha por seguir siendo la mejor como décimera, como madre y por demostrar que las  mujeres también tienen talento para las décimas por eso se considera una poetisa y decimera, de las que ya en Córdoba quedan muy pocas.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here