Inicio Crónicas CON RÍO O SIN RÍO, IGUAL YO SONRÍO

CON RÍO O SIN RÍO, IGUAL YO SONRÍO

254
0
Compartir

El impacto que generó  la Represa Urrá I en la economía del Río Sinú.

Por: Paulina Jaramillo Mendoza.

 

Montería es conocida como la “Perla del Sinú”, un municipio colombiano, ubicado en el Departamento de Córdoba, geográficamente está al noroccidente del País en la Región Caribe colombiana a orillas del Río Sinú.

En la conformación montañosa de sus valles fértiles se encuentran dos fuentes principales hídricas, el Río Sinú y el Río San Jorge, este último nace en el Nudo del Paramillo, en el Departamento de Antioquia, y desemboca en Boca de Tinajones, en la Bahía de Cispatá. Los dos atraviesan el departamento de sur a norte, entre la Serranía de Abibe y la Serranía de San Jerónimo.

El Río Sinú es considerado la principal riqueza de los cordobeses, el cauce de sus aguas dulces y pacíficas son el hogar nativo  de  los  “Prochilodus Magdalenae”, cuyo nombre común es bocachico. Asimismo, la corvina, la dorada, el bagre y la mojarra hacen parte del ecosistema.

Por consiguiente la acuicultura es uno de los recursos más importantes del Departamento de Córdoba desde épocas prehispánicas.  En efecto, es el principal sustento de los habitantes de la región.

La ubicación del Valle del Sinú  topográficamente está catalogada como una tierra productiva y generosa, es considerada adecuada para la creación de macro proyectos e industrias que logren un impacto social, cultural y ecológico en el desarrollo sostenible de su colectividad.

El Departamento de Córdoba en el siglo XXI, tiene un sistema de régimen capitalista, de mercado y utilidad, produce su rentabilidad  por medio de empresas globalizadas y estructuradas en negocios multinacionales, con el fin de justificar el crecimiento de la ciudad y mantener los niveles de domiciliarios.

Por ende, se generó un impacto total en la economía del departamento a causa de la realización de un proyecto llamado la Represa Urrá I, con el fin de crear un sistema hidroeléctrico para generar energía por medio de la utilización del Río Sinú.

La Represa Urrá I, se encuentra a 30 kilómetros al sur del Municipio de Tierralta, en el Departamento de Córdoba. EL 1° de Julio del año 2000 se inauguró la central cuando ya se encontraba generando sus cuatro unidades. Además, provocó un cambio de condiciones en el cauce del Río, modificando sus ecosistemas y por último, el desplazamiento de personas visto que, era fundamental la utilización de hectáreas de tierra para estructurar la construcción del proyecto.

“Para mí el impacto ecológico y económico causado por la Represa Urrá I, en el Departamento de Córdoba es una masacre, la explotación de sus recursos de flora y fauna. La economía de nosotros dependía del bocachico para tener nuestro sustento”. Expresó Leonardo Macea ex pescador nativo del Río Sinú y afectado por el impacto causado por la Represa Urrá I.

De esta manera los habitantes se vieron obligados a encontrar su sustento en las demás labores que ofrece el Río Sinú, como lo son: Los planchoneros, areneros, lavaderos de carros y vendedores de frutas.

De igual manera Manuel Ramón Ruíz Peralta nacido en Montería córdoba, ex pescador del Río Sinú, a sus 60 años trabaja con los medios de transporte  fluviales, su planchón llamado Crucero Peatonal está con él desde el inicio de su rutina hasta que el trabajo termina.

“Trabajo en la orilla del Río desde que nací prácticamente, he sido pescador y arenero. Los recursos de los cuales vivíamos unos están por terminarse y otros ya se han terminado. Por ejemplo: la pesca, era un recurso muy importante, mi papá por ejemplo: tenía en los años 60 y 70  ese arte de pescador como una forma de alimentar la familia y de echar pa’ lante a su gente.” Expresó Manuel Ruíz.

“Montería en los años 40, 50 vivió los auges de la pesca de una manera muy progresiva, un tiro de trasmallo le representaba hasta 5.000 pescados en un solo tiro. El proyecto de la Represa Urrá I, fue una esperanza para el pueblo cordobés, nunca llegó a constituirse. Los pescadores del bajo Sinú y sus familias fueron indemnizados entre comillas para ellos no representó nada, para algunos una parcela, para otros la continuidad de seguir sembrando patilla y melón en la época en que la ciénaga estaba baja”. Afirma Manuel Ruíz.

Así como Manuel Ruíz, otro afectado es, Juan Aníbal Arroyo, le tocó sobrevivir sin su querido Río Sinú.  Oriundo de Montería Córdoba, vive con su esposa Luz Estela Payares nacida en Norte de Santander, por cuestiones personales terminó erradicada en Montería. “Yo me levanto desde las 5 de la madrugada para hacer los oficios de la casa, barrer e ir preparando la comida para el resto del día”. Afirma Luz Estela.

“Para mí la tranquilidad es muy importante hago las cosas como Dios manda, por el lado bueno, aunque el sustento sea mínimo. Cada día trae su afán, por el momento me ocupo de mi familia y trabajo, además de cuidar a este pollito”. Exclamó  Juan Aníbal Arroyo.

Juan Aníbal Arroyo tiene 22 años de estar trabajando a la orilla del Río, actualmente dedica su tiempo en la venta de mangos, los cuales obtiene de los árboles que se encuentran alrededor del Río Sinú.

“Desde mi punto de vista afectó negativamente al Departamento de Córdoba, destruyó la principal fuente de sustento de los pescadores, las ciénagas se secan, la calidad del agua se afectó por completo no existe nivel de agua freático. Por ende, el agua se estanca creando sitios propensos a epidemias y cría de mosquitos y larvas. Además la destrucción de la flora la cual nos brinda el oxígeno, acabaron con la fauna la que permite el hábitat y los ecosistemas de los animales”. Expresó: Efraín José Lara Guerra, Médico Veterinario Zootecnista, Especialista en Gerencia de Proyectos. Egresado de la Universidad de Córdoba.

Esta problemática del impacto generado por la Represa Urrá I, en la economía del Río Sinú crea una controversia en algunos de los ciudadanos del Departamento de Córdoba ya que muchas familias fueron destituidas de su lugar de trabajo y como si fuera poco encontrar sustento a la suerte de su andar.

“Desde que tengo 10 años descubrí que tengo talento para las artes y manualidades, a raíz de que la pesca se acabara me tocó poner en práctica  mi pasatiempo de la niñez, y para bien me ha funcionado. Me gusta mucho hacer manillas, a cada una le pongo esmero y cariño, para mí lo más importante es hacer un buen trabajo”. Expresó Alcides López.

“El negocio es de mi papá, me vine a trabajar con él, a acompañarlo, porque cuando pasó lo de la Represa Urrá el quedó sin su trabajo de pescador”. Finalizó Malca Irina Burgos.

“Los bananos se venden al por mayor y al detal. La venta va mejorando cada día con la ayuda de Dios. Nosotros dependíamos del Río Sinú pero hace mucho tiempo nos tocó buscar para otro lado, gracias al esfuerzo de mis padres tenemos el sustento diario”. Afirma Malca Irene Burgos.

Es importante agregar que los países más poderosos del mundo como lo son: Alemania, Japón, Rusia y Estados Unidos entre otros, tienen acceso a la información globalizada mediante los satélites y sus multinacionales con estos datos se enriquecen en conocimiento para saber cuáles son las necesidades de inversiones que el mundo necesita.

Existe un aprovechamiento que es bueno para el desarrollo de ciertas poblaciones pero también perjudica y acaba con las riquezas del planeta tierra y su equilibrio. Estas empresas están desesperadas por los recursos ambientales como lo son: los bosques, las minas, los ríos con el fin de explotarlos de manera intensiva.

El medio ambiente se ve afectado de manera directa, este problema que afectó al Río Sinú, únicamente no crea la problemática en ese sitio sino también crea un detonante al sumar las otras zonas que han sido modificadas ecológicamente.

Para dar por concluido es importante resaltar que el mundo capitalista tiene como último objetivo la obtención de beneficios económicos, en otras palabras, el modelo de producción capitalista no le importa arrasar con los recursos naturales y perjudicar a las poblaciones más vulnerables, sino obtener más lucro para aquellos que ya tienen los bolsillos llenos.

“La violencia que se vive aquí en Colombia solo la entendemos los que somos víctimas y nos enfrentamos a las tragedias, las muertes de los seres queridos, y la pobreza. El no tener un peso en el pantalón para comprarte un pan, sino  que toca sacar fuerzas de donde no las hay, para rematar  no tienes comida en el estómago entonces las fuerzas vienen de Dios. Gracias a él tengo este puesto de manillas y al menos tengo unos pesos para el sustento, funciona bien cuando vienen los turistas, se emocionan con tanta creatividad”. Finalizó Lorena Páez.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here