Inicio Opinión La realidad detrás de las fotografías del Papa Francisco

La realidad detrás de las fotografías del Papa Francisco

348
2
Compartir

 

Fernando Cotera Vertel

Montería

 

Septiembre de 2017, el Papa Francisco, sumo pontífice de la Iglesia Católica, visita por primera vez el país colombiano. Se  apreció al jefe de estado de la ciudad de Vaticano, en Roma, saludando a la multitud en uno de sus recorridos por una de las ciudades de nuestro país.

Muchas fotografías con fines noticiosos e informativos fueron dirigidas al público en general colombiano, que quizá no hizo presencia en ninguno de los lugares a los cuales visitó el papa, pero lógicamente y más objetivamente para esos creyentes de la Iglesia Católica, aquellos que por sus creencias asumen esta visita desde un sentido completamente espiritual y divino.

Ahora bien, el papa hacía gestos a las personas que fueron a verlo, también están esas personas, la gran multitud, aunque desde mi punto de vista no fueron a verlo, por lo que se apreciaban en algunas fotografías, fueron a registrarlo con sus teléfonos celulares, ya sea por moda o por la llamada “farándula”, ¿será que alguien que tome esta visita como un evento realmente divino o espiritual, gasta este momento en tratar de registrar al sumo pontífice con su teléfono inteligente?.

Yo diría que no, está bien que sea un momento que se quiere extender, que se quisiera prolongar o hacerlo llegar a más personas, pero para eso hay personas que nos transmiten esos registros audiovisuales a cada minuto por los medios de comunicación, y digo a cada minuto porque para nadie es un secreto que la visita del papa en Colombia estuvo en primera plana en cada medio informativo, de cualquier tipo en nuestro país, funcionando también como una cortina de humo en relación a otros hechos de gran importancia noticiosa para con los espectadores, pero ya eso es otro tema.

 

Tan solo con ver detalladamente la imagen se puede llegar a esta afirmación, porque no solo la multitud está con sus teléfonos tratando de capturar el momento preciso en el que el papa pasa por su sector o intentando una selfie para enviarlo de adorno presumido en cada una de sus redes sociales, sino, que hasta la misma fuerza pública, que, lógicamente son personas, también aprovecharon ese momento para presumir en su círculo social.

 

Esta percepción yo la podría adaptar perfectamente a la llamada “civilización del espectáculo”, reseñada por el escritor peruano, Mario Vargas Llosa, en donde se plantea una particular exégesis de la actualidad humana, como su nombre lo específica, de cómo esta civilización en la actualidad se ha convertido en un espectáculo.

 

La diversión, la tranquilidad, el relajo ante situaciones de interés social y muchos más factores que nos están consumiendo en estos tiempos, pero sobre todo  el entretenimiento, donde puedo ubicar la “farándula”, fondo al cual remito mi afirmación en referencia a muchas imágenes tomadas en representación del Papa Francisco .

Compartir
Artículo siguienteLorica, arquitectónica y cultural

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here